#SomosTuOla, Sarah #SiempreAdelante


¿Conocéis a Sarah? Yo tampoco hasta ayer... 
Fuerza, valentía, ilusión..., son solo tres de las palabras que asocio a bote pronto con su caso. Uno, que a mí al menos, me hace sentir que mi ombligo en el mundo es muy muy, pero que muy, pequeño. Y su caso, sí me parece una definición y descripción gráfica de cronicidad y sus efectos.
Os la presento.

Cuando el viento sopla #SiempreAdelante



Meses con la idea en la cabeza.
Noches de insomnio donde mi cabeza no tenía otra cosa en qué pensar..., que cómo plasmar el barullo de mi cabeza.
Días frente a blogger escribiendo solo el título, producto de algunas de esas noches, por cierto.
Y el refranero español dándome mil posibles títulos, con mil más tras la quedada improvisada de #JuevesSanto, ideada por #FFPaciente.
Pero al fin estoy aquí con algo más que un título aunque mis ideas sigan revoloteando sin saber cuál va primero, cómo organizarse y la importancia más relevante, si es que alguna la tiene más que otra.
Pero mejor, empecemos, ¿os animáis?

Ataques de ansiedad Vs. ataques de pánico


Así.
Así es cómo siento e imagino la calma; sobre un manto de césped —sin bichos asesinos a ser posible— y los sonidos de la naturaleza que me envuelven. Niños jugando a lo lejos, sol que calienta pero no abrasa, gracias a una fina brisa de aire que en ocasiones eriza mi piel. Idílico, ¿no?

Pues esos pensamientos son en los que me sumerjo cuando

Opiniones o evidencias #SiempreAdelante


Síntomas muy comunes en muchos de los pacientes #neuroatípicos, algunos más atípicos de lo normal como mi manido brote catastrófico de #em, con el que aún seguimos en pie aunque eso parezca molestar tanto a desconocidos, como conocidos y otros pacientes. Así, a bote pronto, se me ocurrían comentarios de pacientes para que hiciera una cosa y no otra, porque al final tenía que pensar que había tenido suerte y llorar no me servía de nada. Esos, precisamente, son los que cuando les pasaba algo era una aberración decirles lo mismo que ellos me dijeron con anterioridad.
¿Qué aprendí? A veces llorar es necesario pero...

#PacientesQueCuentan #ViviendoMomentos... Caracoles



Hace unas semanas aproveché las vacaciones laborales de mi pareja, para tomarme yo unas reales. Ya sabéis, sin médicos, visitas al hospital, ni pruebas de diferentes especialidades. Como ya sabréis muchos, ardua tarea ésta, pero lo conseguí. Y allá nos fuimos, intentando olvidar lo que íbamos dejando atrás a cada kilómetro y llenándonos de un poco más de ilusión según cambiaba el paisaje de edificios y coches, por campo.
Nunca me consideré una persona a la que le pudieran gustar esos paisajes, en ocasiones áridos, de hecho, siempre creí ser muy urbanita hasta que

#SiempreAdelante ... ¿Por qué no?


Será la regla, serán los días grises, serán las palabras poco optimistas que llevo escuchando en este #FebreroRaro con el (aún sin comprender) #SoyRaro , pero... ¿quién diantres es raro? ¿Por qué raro y no diferente o #NeuroAtípico? ¿Por qué cavar nuestra propia tumba? ¡¡¡Con lo interesante que puede ser el sentirse diferente al resto que no se ha enfrentado aún a sus demonios!!! 
No no no no, me niego en rotundo. Y punto redondo al dichoso tema.

Quién te ha visto y quién te ve, patata frita. #ViviendoMomentos


Y este #ViviendoMomentos, corresponde al de ayer lunes, pero ni mi cabeza ni mi cuerpo me lo permitieron, así que no me lo tengáis en cuenta, anda. Para comenzar a vivir momentos, yo compartiré los míos de ayer mismo porque ¿para qué retomar pasados si algunos siguen presentes? No encontré mejor forma y más rápida para titular este post, que la frase que siempre decía mi madre: quién te ha visto y quién te ve, patata frita.

Otra cosa no, pero fritos estamos un rato.